Instrumental para el grabado ácido y la colocación de composite

Instrumental para el grabado ácido y la colocación de composite

Seguimos analizando diversas cuestiones relacionadas con la odontología conservadora y el instrumental odontológico  que utiliza. Recordemos que la odontología conservadora tiene como objetivo tratar la boca y solucionar los problemas que presenta, evitando la extracción de las piezas dañadas. La clave está es restaurar los dientes que se ven afectados por caries o infecciones y para conseguirlo, se retira el tejido dañado y se sella la zona con una obturación o un empaste. Para ello se utiliza material artificial de restauración.

Normalmente este material es la resina compuesta, aunque es cierto que cuando se trata de molares se suele usar más la amalgama porque presenta unas propiedades concretas que la hacen más adecuada para estos menesteres.

¿Qué es la resina compuesta o composite?

Pues es un material que se utiliza, como decíamos en la odontología conservadora y está compuesto, básicamente, por dos elementos.

Por un lado tiene una parte orgánica, llamada matriz. Se trata de una resina plástica que normalmente es bisfenol-glicidil-metraquilato. Y tiene también una parte inorgánica que se llama relleno y la componen partículas muy pequeñas de materiales como vidrio, cuarzo o sílice.

Este material tiene unas características muy particulares, ya que es sensible a la abrasión. Con el roce, se va perdiendo la matriz y se van desprendiendo las partículas. Además, es habitual que cambien sus dimensiones ya que se contraen o expanden por los cambios de temperatura y la humedad, con lo cual acaban siendo inestables. También pueden cambiar su coloración a causa de algunas reacciones internas del material en sí y también por los colorantes de algunos alimentos.

Las resinas que se utilizan actualmente se presentan como una sola pasta y para trabajarlas es necesario el uso de lámparas de fotopolimerización. Por eso hay que guardarlas siempre en lugares oscuros, para evitar su reacción. Las lámparas que se usan para su fraguado las encontramos en el mercado de dos maneras: o como jeringas para varias dosis con una amplia gama de colores o bien como pequeños cartuchos que su implementan en una pistola que facilita su aplicación en la cavidad.

¿Cómo se coloca la resina compuesta o composite?

La resina compuesta se une a la pieza dental a través de un adhesivo o una resina líquida y a través de una técnica que conocemos como grabado ácido. Consiste en profundizar en las oquedades que hay en la superficie del esmalte, gracias a la presencia de un ácido. Cuando lo aplicamos entra en los huecos el adhesivo con una técnica llamada micromecánica. El resultado es que la resina compuesta se une de forma química a la resina líquida que está fijada al esmalte y queda pegada al diente.

¿Qué instrumental odontológico se necesita para el grabado ácido?

Pues hay varias herramientas específicas, que son indispensables en este proceso.

Para empezar, necesitamos un pincel para la aplicación del gel ácido y del adhesivo. Se trata de un mango de plástico en cuyo extremo hay pinceles desechables con el que impregnamos la superficie del diente. Para modelar la resina antes de la polimerización, usamos un instrumento de plástico o de metal que presenta extremos con distintas formas de hoja. Después, con los discos de pulido, hechos a base de plástico y grano adherido, limamos la obturación. Y con un mandril, que es un vástago de metal que se inserta en un contraángulo de micromotor, sujetamos los discos de pulido.

Lo mejor es prevenir las caries y afecciones.

Aunque la odontología conservadora prioriza el respeto máximo a las piezas dentales para evitar su extracción, está claro que lo mejor es prevenir la aparición de caries y otras infecciones bucales para evitar males mayores. El instrumental odontológico permite a los profesionales hacer trabajos cuidados y con resultados extraordinarios, pero la higiene bucal y los cuidados de la boca por parte del paciente son una parte fundamental de la prevención.

Las principales causas de la destrucción de los tejidos duros del diente son las caries, pero también hay que tener en cuenta los traumatismos y las alteraciones en el desarrollo dentario. Estas últimas pueden ser de carácter hereditario. Por su parte, las caries suelen aparecer por la proliferación de las bacterias que colaboran en la fermentación de los azúcares en la boca. Una dieta rica en azúcares hace que seamos proclives a padecer caries ya que generan ácidos que destruyen el calcio del diente. También hay zonas difíciles de limpiar durante la higiene bucal, que propensas a padecer estas afecciones.

Deja un comentario