La Calidad del Instrumental Dental

La Calidad del Instrumental Dental

Si estamos pensando en montar nuestra propia clínica odontológica debemos pensar en el material instrumental dental que necesitamos, que será muy variado y una fuerte inversión, pero debemos tener en cuenta que parte de nuestro éxito y de la calidad de nuestro trabajo dependerá de la calidad del instrumental dental.

Y es que el instrumental que se utiliza en odontología es de lo más variado, desde los más comunes que han surgido de la práctica clínica a lo largo de los años, hasta los materiales dentales que proceden del mundo de la cirugía y la rama maxilo facial que han ido sufriendo poco a poco adaptaciones. El instrumental dental que se necesita en cualquier clínica es muy extenso y abarca desde el instrumental de ortodoncia más común, el instrumental rotatorio, de endodoncia, periodoncia, exodoncia y el instrumental básico para todo tipo de procedimientos que se pueden dar en la consulta.

De forma general y atendiendo a los criterios de funcionalidad y tecnología, podemos divdir el instrumental dental en dos grandes grupos.

Por un lado tendremos el instrumental dental simple, también llamado instrumental dental estático. En este grupo se incluyen el conjunto de instrumentos manuales que el profesional accióna de forma manual sin requerir ningún tipo de ayuda externa. Son herramientas, que en muchos casos se consideran simplemente “prolongaciones” de las manos y los dedos del odontólogo, la mejor herramienta de una clínica dental.

En el otro lado están los materiales denominados dinámicos o instrumental dental complejo. En este caso son materiales que poseen un cierto grado de complejidad tecnológica y a pesar de que son manejados directamente por el dentista, necesitan estar conectados a una unidad específica que les suministre alguna característica propia. Así nos encontramos con aquellos que necesitan luz halógena, es decir, fotopolimerización; los que funcionan con aire comprimido, como los instrumentos rotatorios, los que requieren de corriente eléctrica rectificada, como el bisturí eléctrico, etc.

La calidad del instrumental dental

Como en todos los campos profesionales, la calidad del servicio que ofrece el dentista será clave para llevar al éxito y a la continuidad por tanto de la clínica y por supuesto el talento y la dedicación de cada profesional son fundamentales y sin ellos no habría tal éxito, pero también es importante tener en cuenta la calidad del instrumental dental.

Y la calidad requerida tiene que reflejarse en todos los momentos del proceso de fabricación del instrumental, desde la selección de los materiales hasta el diseño, el acabado e incluso la garantía que ofrece el fabricante. A día de hoy existen materiales dentales de una calidad extraordinaria gracias a que se cuenta con los últimos avances de la tecnología que permiten realizar trabajos que hace años sólo se podían imaginar.

Las tecnologías de los materiales, de forjado y de temple son los criterios más importantes en la fabricación de los instrumentos dentales de más alta calidad. Pero también hay que tener en cuenta otros factores decisivos, como la maestría profesional, el uso de modernas máquinas de mecanizado de superficies controladas por CAD/CAM. Y es que estas son las condiciones previas para poder comenzar a fabricar material dental de alta calidad, de máxima funcionalidad para el uso habitual tanto en laboratorios, como en consultas y clínicas.

La calidad del instrumental dental hará que el precio que paguemos al adquirirlo varíe, pero a largo plazo siempre es una buena inversión contar con el material odontológico más puntero, que mejor servicio nos va a ayudar a ofrecer. Y es que el instrumental dental es de suma importancia en cualquier procedimiento, y contar con uno de buena calidad facilita sin duda la culminación de un proceso en la cavidad oral.

En ocasiones la diferencia entre utilizar el material dental de más calidad y otros de un precio más asequible fabricados con materiales de menor calidad, va a influir directamente en la salud del paciente y el acabado de los trabajos que realicemos en la clínica, así como del tiempo que el profesional empleará para realizar cada procedimiento. Y todo esto en el medio plazo influye directamente en la reputación de la clínica, en su menor o mayor éxito y en muchas ocasiones en la rentabilidad del negocio.

Deja un comentario