Instrumental odontológico: ¿qué no puede faltar en una clínica dental?

Instrumental odontológico: ¿qué no puede faltar en una clínica dental?

Si te estás planteando abrir tu propia clínica dental o si ha llegado el momento de renovar parte de la que ya tienes, debes tener muy en cuenta el material odontológico que no puede faltar en una clínica dental a día de hoy.

La tecnología avanza a pasos de gigante y es necesario que nuestra clínica ofrezca al cliente las mejores opciones, la última tecnología y también las propuestas más amables para que el paso por el dentista no suponga un problema sobre todo para los más pequeños. Así hay ciertos materiales e instrumental que son totalmente imprescindibles en la actualidad. A tomar buena nota para que en tu clínica odontológica no falte de nada.

Instrumental odontológico imprescindible que no puede faltar en una clínica dental:

-Equipamiento odontológico rotativo. Dentro de este tipo de instrumental odontológico nos encontramos aquellas herramientas que tienen diversas utilidades en función de los complementos que les vayamos incorporando y que son totalmente imprescindibles para el trabajo diario. En este grupo estarían las fresas, los contra-ángulos, las turbinase, etc. Son herramientas que se utilizan para eliminar los tejidos duros que se encuentran en los dientes cuando se forman las caries y encontramos una gran variedad de ellos.

Entre el instrumental odontológico que no puede faltar en una clínica dental a día de hoy están las fresas. Las fresas sirven para cortar, pulir la superficie dental y eliminar por último la caries. Las fresas pueden ser de acero duro, de acero endurecido o simplemente de acero. Además del material, también hay distintos tipos de fresas en función de su forma: las fresas redondas sirven para eliminar el tejido cariado y realizar retenciones; las fresas periformes se utilizan sobre todo para perforar el esmalte dental; las fresas de cono-invertido se utilizan para crear un piso plano de la cavidad y por último las fresas troncocónicas y cilíndricas sirven para dar forma a las paredes de la cavidad.

Las jeringas también son parte del instrumental odontológico que no puede faltar en una clínica dental. Estas se utilizan para poder anestesiar a los pacientes siempre que lo necesiten, es decir, son imprescindibles para el día a día. También hay distintas clases de jeringas, con distintos tamaños y diferentes materiales, también la técnica que se utiliza da lugar a distintos tipos de jeringas.

Por otro lado no debemos olvidar que parte del instrumental odontológicos imprescindible en una clínica dental a día de hoy lo encontramos en la bandeja de exploración, una parte básica de nuestra clínica. Con el instrumental odontológico de esa bandeja realizaremos exploraciones intraorales.

La bandeja de exploración básica debe contar con los siguientes elementos o herramientas:

Sonda periodontal, que se utiliza para poder explorar el tejido que se encuentra alrededor de los dientes y que sirve para sujetarlos, y determinar de esa forma su correcto o incorrecto estado de salud. Espejo de exploración, que es la herramienta que nos va a permitir observar zonas donde la visibilidad es más complicada y se encuentra considerablemente reducida. Es totalmente imprescindible en una clínica dental a día de hoy. El espejo también puede actuar como separador. La sonda de exploración es fundamental para poder detectar las caries que pueda presentar cada paciente. La pinza porta-algodones, sirve para agarrar los algodones para su correcto transporte, sin ella no podríamos realizar eficazmente esta función. Pueden ser, según para qué se requieran, de disección o de disección corta de Bader.

Los alicates también son parte fundamental del instrumental obligatorio que debe haber en una clínica dental en la actualidad, y de hecho, a lo largo de la historia siempre han estado presentes. Existe una gran cantidad de alicates diferentes, pero el universal recibe el nombre de ángulo Bird beak y nos van a ayudar a cortar materiales fundamentales en una clínica dental como yeso, escayola, espigas, alambre y también doblar ganchos siempre que lo necesitemos.

Todas las herramientas que hemos visto hasta ahora forman parte de los materiales más básicos, es decir, totalmente imprescindibles para el día a día, pero hay muchos otros, que también se requieren en el trabajo diario y que son mucho más novedosos, como el caso de las lámparas dentales de fotopolimeración, que se utilizan para endurecer algunos ionómeros y resinas; los rayos X que nos permiten realizar un correcto diagnóstico que nos permitirá poder ofrecer a nuestro paciente el mejor tratamiento dental. Tampoco debemos olvidarnos de los localizadores de ápices, que miden factores como la resistencia, la frecuencia y la impedancia para hacer una correcta medición y poder también así ofrecer el mejor tratamiento a nuestros pacientes.

Deja un comentario